Historia

Fundamentar la historia de una ciudad con las nuevas generaciones en las páginas de esta REMEMBRANZA ESCOLAR es un ideal, utilizar las proezas silenciosas y los implícitos episodios de la unificación de ciudad-hombres para hilar, esta historia constituye un ideal mayor.

En un inicio los Agustinos se acercaron a la Costa Oriental del Lago llenos de ilusiones y letanías, un 30 de julio de 1954 el P. Francisco Merino observó el auge del petróleo y su influencia en la comunidad, pero ésta requería de una tarea evangelizadora más laboriosa y eficaz. El Obispo Auxiliar de Maracaibo para ese entonces Monseñor José Rincón Bonilla le otorgó el visto bueno y con la aprobación del Ministerio de Educación se inaugura el Colegio “San Agustín” de Ciudad Ojeda en una casa-quinta ubicada en la Avenida Alonso de Ojeda; comienza a funcionar desde el 1º a 4º grado con cuarenta y dos estudiantes. Luego, el 22 de febrero de 1955 la compañía Shell de Venezuela, hoy PDVSA, dona unos terrenos amplios a los Padres Agustinos.

El P. Moisés Montaña en calidad de Vicario Provincial de Venezuela recibió el terreno para la bondadosa sombra y el agradable refugio para el colegio y desde entonces esos terrenos fueron su tierra y su campo de lucha. Allí se fueron construyendo las primeras edificaciones con mucho sacrificio pero con tanta fe, destinadas a aulas y oficinas. Así, el joven colegio ingresaba pobre pero cálidamente en una prometedora niñez con alguna que otra penuria pero, con las suficientes funciones pedagógicas para la guía y esperanza del destino de su juventud.

El Colegio crecía y ya en la primera década contábamos hasta 6º Grado con 281 estudiantes. Crecía vigoroso alimentados por una Fe, pero con vientos turbulentos aparecerán rastros de cierre. Honorables familias celosas de la buena salud del joven Colegio forjan y avalan la decisión y valentía de los Frailes Agustinos.

Resurgieron las tareas parroquiales y se vivificó la estrecha esperanza del Colegio.

El más digno espíritu de la superación de la crisis se despertó con la apertura del 1er Año de Bachillerato para el Año Lectivo 1966. Iniciada la Educación Media sus rumbos se alinearon gradualmente hasta culminar los cursos superiores en la especialidad de Ciencias.

En 1973 se procedió a la construcción de un segundo Pabellón para vivienda de la Comunidad, Oficinas, Laboratorios y Biblioteca. La segunda Planta de dicho Pabellón tendría 12 habitaciones para los miembros de la Comunidad, Cocina, Comedor y Sala. En la parte inferior irían los Laboratorios de Física y Química, Despacho de la Dirección y todas las Oficinas Administrativas. En Diciembre de 1973 quedó inaugurado este Pabellón en el marco de una alegre fiesta organizada por la Comunidad Educativa.

El Equipo Educativo del Colegio San Agustín presentó al Consejo Vicarial el Proyecto de la Apertura de la Educación Preescolar con el sano deseo de completar los cursos, desde la más tierna edad hasta concluir el Bachillerato. El 16 de Mayo de1983 convencido el P. Aurelio Malagón anunciaba a la Comunidad que el Consejo Vicarial había aprobado por unanimidad las siguientes obras: el Kinder, las Oficinas para el Edificio Administrativo y un Pabellón de 8 aulas con sus Dependencias.

Con el transcurrir de los años se hizo necesario realizar una plazoleta que se utilizaría para el descanso y recreación de los estudiantes y en Septiembre de 2000 fue develada la efigie de San Agustín ubicada en el centro de la obra.

Inmediatamente después se inicio la construcción de la Residencia de la Comunidad que consta de 2 Plantas con ocho habitaciones, Sala, Capilla, Cocina y Comedor; que entro en servicio en Septiembre de 2001.

De la misma manera se han automatizado las Áreas Administrativas y los Departamentos con la finalidad de agilizar las tareas y minimizar los márgenes de error.

Con una matrícula de 1022 estudiantes, bajo la responsabilidad de la Dirección General y Académica a través de los Departamentos y Evaluación y de Pastoral, conjuntamente con las Coordinaciones de Preescolar, Básica y Bachillerato se realiza la continuación de la labor Educativa de los Padres.